terrades-filosofia

Robert Terradas Muntañola (Barcelona 1944) y Esteve Terradas Muntañola (Barcelona 1950) son doctores arquitectos titulados por la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona en 1968 y 1976 respectivamente.

Roberto ha sido profesor de Proyectos en la Escuela Superior de Arquitectura y actualmente es el Director de la Escuela de Ingeniería y Arquitectura La Salle desde 1997. Por su parte, Esteban es encargado desde 1977 del curso de Proyectos y Presidente del Tribunal Fin de Carrera de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona. Desde hace más de 30 años trabajan conjuntamente y tienen una amplia experiencia en proyectos de gran envergadura, tanto de equipamientos culturales, deportivos, comerciales, viviendas y oficinas, así como en arquitectura de interiores.

Esteban y Roberto Terradas. Dos arquitectos, dos hermanos, dos personalidades, pero una misma manera de entender la arquitectura. Plenamente entregados a su trabajo, Esteban y Roberto Terradas disfrutan al máximo de cada proyecto. Se enfrentan juntos a cada nuevo reto que encuentran en el camino de la profesión que han elegido y que los une. Juntos lideran el estudio Terradas Arquitectos, con un equipo de profesionales apasionados como ellos por la arquitectura. Un equipo que ha llevado a cabo proyectos arquitectónicos de gran éxito, gracias a una filosofía de trabajo en la que priman la investigación, la creatividad y la conversación como proceso de concepción de los proyectos.

Son autores de obras tan importantes como las Reales Atarazanas de Barcelona, el CosmoCaixa Museo de la Ciencia de Barcelona (finalista del Premio FAD de Arquitectura 2005 y Premio European Mejor Museo), el CosmoCaixa Museo de la Ciencia de Madrid (Alcobendas), el Acuario de Barcelona, el complejo de la Escuela de Policía de Cataluña y Tiro Olímpico, la Escuela de Bomberos de Mollet, la Residencia de Estudiantes de la UPC, la Escuela de Ingeniería y Arquitectura La Salle en Barcelona, entre otros.

Grandes obras, todas ellas desarrolladas con una gran profesionalidad, calidad y reconocidas por numerosas publicaciones y diferentes premios, como el Premio FAD de la opinión 1981 por la recuperación de la sala de Consolat de la Lonja, el Premio FAD de 1988 por el edificio de la Escuela Balmanya o el Premio Ciudad de Barcelona en 1997 entre otros, que avalan su trayectoria.